Licenciatura 8° año básico “Giovanni Pierluigi”  

7

Estimada Comunidad Educativa:

Con mucha alegría presentamos a ustedes las fotos de la Licenciatura del 8° año básico  “Giovanni Pierluigi”  y además dejamos el discurso del Profesor Jefe: Mr. Francisco Javier Ruiz Vargas.

“Queridos alumnos:

           Primero que todo agradezco a Dios por la oportunidad de encontrarme en este lugar. Es bello y significativo ser partícipe hoy de este evento. Gracias doy igualmente al profesor Felipe González Marcos cuya gestión posibilitó que hace cuatro años atrás pudiera comenzar aquí lo que sería una de las etapas más bellas de mi profesión.

Seis años de vida tenían aproximadamente sus hijos cuando ingresaron a Primer Año Básico. La transición de la niñez a juventud es un proceso delicado, porque exige dedicación  y cuidado. Once años aproximadamente tenían sus hijos cuando los conocí en una sala de clases. Veinticuatro años de vida tenía yo en aquel entonces. Con ellos tuve la transición de la juventud a la adultez.

Padres, siéntase felices porque uno de los periodos más largos de la carrera académica del estudiante se ve concluido hoy. El primer anhelo estudiantil con sus hijos ya se vio concretado. Estoy contento de que su confianza se haya depositado en mi persona para ser partícipe de esto. Se los agradezco.

También hago memoria en esta hora por todos aquellos maestros que hoy aparecen en el anonimato, pero que colaboraron y contribuyeron en esto: el proceso educativo de Enseñanza Básica.

Me llena de profunda emoción estar acá, porque por variadas razones podría haber estado en otra parte. Alegre estoy; pero emerge en mí una raíz de nostalgia profunda, porque los niños que vi ayer hoy son hombres y mujeres.

Gracias a ustedes, queridos estudiantes, porque a pesar de las dificultades me dieron días felices en todos estos años, ejerciendo esta profesión. Pido disculpas si cometí algún error. No habrá día en el que no me acuerde de ustedes. Los recueros cuyas causas son nobles y sublimes, sólo se les deja de poner atención pero no se escapan.

La vida tiene obstáculos difíciles de enfrentar. En la medianía de la vida en la que se encuentran, aquello siempre estará presente. Procuren siempre ser pacientes y mesurados frente a las adversidades. La existencia del ser humano es mucho más que un cúmulo de exigencias académicas.

Que nunca falte la felicidad y la paz en sus vidas. Apelo a ustedes, padres, para que aquellos detalles no huyan de sus hijos. Inundarse de paz y felicidad es lo máximo a lo que puede aspirar el ser humano.

No puedo negar que me encuentro triste porque nunca más me tendrán frente a ustedes en un pizarrón. Mi trabajo concluye hoy. Tal vez mañana compartamos nuevamente otros conocimientos; sin embargo, las circunstancias serán otras.

Padres, disfruten de sus hijos cuya confianza está depositada en ustedes. Hijos, disfruten de sus padres porque como todo es pasajero a ellos no los tendrán por siempre. Así como me alegraron a mi tantas veces, de seguro lo harán con ellos.

Sin duda, cuatro años muy hermosos. Sacrificados; pero hermosos. Jóvenes son hoy; pero nunca dejen esa parte infantil que tanta gracia y gusto me causaba. Gracias por haber sido mis estudiantes; gracias por permitirme ser su profesor.

Una parte de mi vida y una parte de la vida de ustedes se ha quedado en este lugar, y sin duda una parte importante de la vida de ustedes, queridos estudiantes, se ha quedado en mi corazón.

Muchas gracias.”

Francisco Javier Ruiz Vargas

A continuación presentamos imágenes de esta actividad.

 Ver Fotos

Los comentarios están cerrados.